08 octubre 2008

Del amor y otros demonios

No sólo porque me ayuda a leer a Lacan es que soy fan de Zizek.

4 comentarios:

Ale dijo...

Me quedo pensando...

En la busqueda de la palabra justa por miedo a no ser exacto y terminar diciendo "demasiado"... provoca permanecer callado indefinidamente.

Quedarse callado genera el mismo efecto negativo. El dejar de comunicar se para en el otro extremo de la tesis... ya que sino comunico, el mensaje es que no estoy sintiendo...

Este mensaje nuevamente es "demasiado poco" en relación a la realidad, ya que algo siento solo que no encuentro la palabra JUSTA.

El punto final cuál es?
Cuando personas como uds (no estoy tratando de ser despectivo) no encuentran la palabra justa para expresar lo que sienten, tienen que elegir entre expresar: siento demasiado (te amo) o siento muy poco (me quedo callado).... Que eligen? Mejor menos que mas no?

Anónimo dijo...

Es que hay palabras que son tan intensas! que hay que tener cuidado còmo se dicen, a quièn se dicen, y en què contexto! y si vamos mas allà en què lugar dentro del discurso! si la pones al final va a hacer un eco diferente a si la tiras despuès de las primeras 3, ademas hay que ver que que tipo de mente siniestra es la receptora de esas palabras, o segun el mensaje que se quiera dar...en fin es un tema complicado..
Mas allà de eso pienso que algunas cosas (las que no nos dejan totalmente en pelotas ante otro) hay que decirlas, sean las justas, las exactas, las "me fui a la mierda", las que salgan!. Estan liberador, yo lo recomendaria.. no es tan dificil.

Latin Loser dijo...

uhhh justo ahora tengo novia, si le digo te amo de nuevo puedo crear una catastrofe quizas... ahora tengo miedo...

olindabozan dijo...

está casado con la chica protagonista del video "Flaca" de Calamaro, sabías? Analí H..? además era compañera mía de la carrera de Letras (UBA) ja!