27 junio 2008

Ser o no ser, la cuestión del Príncipe (¡y de cualquiera!)

Así como la noche no es noche de una vez por todas sino que debe estar siendo noche todo el tiempo porque, cuando mejor y más tranquila está en su ser, se descuida, tiene que empezar a irse y dejar de ser noche, comienza a ser eliminada por el día; así, decía, como cada cosa que tiene pegada en la espalda de su ser la dimensión propia de su no ser, yo, Santiago, Santiagueo mi no ser Santiago todo el tiempo. Soy, y siendo todo el tiempo, sin descuidarme, lucho (me defiendo) contra aquel que no soy, y que acecha. Pero es cierto, de todo (también del ser) puede decirse “¡Ya viene, ya viene! ¡Ya se va, ya se va!”.

4 comentarios:

Latin Loser dijo...

o sino hace como 2 caras (el malo de batman) y tira la moneda para decidir que santiago sos!

CAS dijo...

Que el sujeto se quite las mascaras que le vienen de aquel Otro que le toco en suerte, dandole asi consistencia de ser. Que el sujeto busque, bucee, se cuestione una y cada una de esas mascaras que le vienen del Otro y que finalmente se ponga la mascara de la moral que el decida ahora. Sujeto sujeto a un Otro aun asi? Si. Uno es con el otro. Todo el tiempo. Y todo, todo, todo porque hablamos... La diferencia es estar sujeto a un otro a ciegas, alienado en ese otro o estar sujeto por desición propia. Saludos. Mataria conocerte. C.A.S.

Anónimo dijo...

Hola¡

Permiteme presentarme soy Sofía administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a sofia0801@live.com
Éxitos con tu blog.
Un beso
Sofía Castillo


¨

Anónimo dijo...

Encantador, señor!


Besos

July.