09 julio 2008

Los buenos muertos

-Nadie que se resista a admitir que ha sido derrotado puede ser objeto de deseo.

-¿Entonces qué cabe? ¿La indiferencia?

-Nada. Sufrir, pero en el fuero interno. Sufrir para sí. Escribir poemas si quiere, o hacer lo que le de la gana, pero sin involucrar a la persona que lo ha rechazado. Ubíquese donde lo han puesto. Si lo ponen en el lugar del muerto, pues sea el mejor muerto del mundo.

3 comentarios:

Latin Loser dijo...

se puede aplicar al futbol, no le hechen la culpa al arbitro por los partidos que se pierden

Federico Parapar dijo...

El cinismo intelectual es conformista e idealista y no tiene mayor valor. Si lo ubican en el lugar del muerto, abra la tapa del cajón y viva. Si lo ponen en algún lado, hágase cargo de su derecho a correrse.

Anónimo dijo...

Genio. Siempre es un placer escucharte